El blog de datasocial

¿Sabes cuáles son las 4P's del marketing?

Posted by Sofía Lorenzo on 24-sep-2018 10:00:00

En una sociedad tan informatizada y enfocada al consumo como en la que vivimos parece que todos hablamos de “marketing” y sabemos (o creemos saber) qué es. Para un momento y piensa qué definición del marketing darías. ¿“Acciones enfocadas a vender un producto”? Esta quizá sería la más extendida y no está equivocada, pero el marketing es mucho más que vender.

Si bien es cierto que el fin último del marketing es vender, en realidad se trata de la disciplina que estudia el comportamiento de los mercados y los consumidores con la finalidad de atraer, captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades.

Por tanto, esta definición de marketing se sustenta en las conocidas “4P’s del marketing” un concepto ideado por el profesor de contabilidad estadounidense, E. Jerome McCarthy en 1960. Se trata de cuatro patas que tienen la capacidad de explicar cómo funciona el marketing. Son: Producto, Precio, Plaza, Promoción; o en inglés: Product, Price, Placement, Promotion. Estos cuatro factores juntos también son conocidos como “marketing mix”.

marketing-mix

Ya tenemos claro qué es el marketing y que este se sostiene gracias a estos cuatro pilares que podemos llamar “4p del marketing”, “marketing mix”, “mix de marketing”, “mezcla de mercadeo” o “compuesto de marketing”. Ahora es el momento de desgranar estos cuatro componentes.

El producto, el elemento sobre el que gira todo.

El producto es la raíz de toda estrategia de marketing ya que es la clave para satisfacer los deseos del público objetivo y hacia donde van dirigidas todas las estrategias de marketing.

A pesar de tratarse de un concepto muy amplio, hay que definir de la manera más completa posible qué es tu producto. Una buena manera de hacerlo es respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué vendo?
  • ¿Qué necesidades satisface mi producto y cuáles son los beneficios que se obtienen de cada una de ellas?
  • ¿Qué valor agregado tiene mi producto?

Así mismo, el producto se divide en dos grandes bloques: los tangibles, que son los productos que se pueden tocar como un ordenador, una prenda de ropa o un coche; y los intangibles, que son los que no podemos palpar, como por ejemplo el mantenimiento de un coche, la organización de un evento o un viaje.

El precio, el concepto más difícil de establecer

El concepto es fácil de entender ya que se trata de la cantidad de dinero que el consumidor está dispuesto a pagar por un servicio determinado. Sin embargo, la complejidad llega a la hora de establecer un precio óptimo para nuestros productos. Hay que tener en cuenta que no podemos defraudar a nuestro cliente, pero el precio tampoco puede afectar a la rentabilidad del negocio.

Llegados a este punto, las siguientes pautas nos pueden ser muy útiles:

  • Realizar estudios sobre cuánto están dispuestos a pagar los clientes.
  • Estudiar competitivamente los precios fijados por la competencia para productos similares.
  • Calcular los beneficios netos que tendremos a corto plazo.
  • Encontrar la respuesta a estas preguntas:
  1. ¿Qué valor tiene el producto para el cliente?
  2. ¿Existen unos precios establecidos o asumidos por los clientes para productos similares?
  3. Si bajamos el precio del producto, ¿conseguiremos una ventaja competitiva en el mercado?

Punto de venta; la importancia del dónde

Después de tener claro qué es lo que queremos vender y cuánto dinero vamos a pedir por ello, llega el momento de decidir dónde vamos a venderlo o dónde le vamos a enseñar ese producto a nuestro cliente. Se trata de una cuestión fundamental que influye en nuestro margen de ganancia y en el nivel de satisfacción del cliente.

Para determinar cuál es el mejor punto de venta teniendo en cuenta cuál es tu producto y tu cliente ideal, deberías responder a estas preguntas.

  • ¿Dónde está tu cliente ideal?
  • Prefiere tiendas offline o compra por internet?
  • ¿Qué hace la competencia? Es decir, cómo distribuyen ellos su producto.
  • ¿Qué les falta o qué hacen mal?

Promoción, la final a todo el proceso de venta

Llegamos pues al punto culmine de cualquier estrategia de venta. Ya tenemos el producto, sabemos qué precio ponerle e incluso sabemos dónde venderlo y dónde encontrar a nuestro cliente potencial pero, ¿sabemos qué hacer para que el consumidor se sienta atraído por nuestro producto?

brainstorming-campaign-collaborate-6224

Es fundamental una buena promoción de nuestro producto ya que sin ella no seríamos capaces de aumentar la visibilidad ni las ventas. Ya sean online u offline la promoción de tu producto consiste en encontrar aquellos mecanismos útiles para dar a conocer tu propuesta de valor.

Al diferencia de en el marketing tradicional, en el online este punto es mucho más sencillo ya que con un simple estudio de la conducta del consumidor sabemos cómo presentarle nuestro producto.

Ya sabemos cuáles son las 4P’s del marketing digital, ahora solo queda ponerlas en práctica en tu próxima estrategia de ventas. ¡Ánimo!

Tags: marketing, marketing digital